Historia de la colonia judía de San Petersburgo en la Rusia prerrevolucionaria

La historia de la colonia judía de San Petersburgo puede ser dividida en dos períodos: a partir de los finales del siglo XVIII hasta los años 1850 y a partir de las reformas liberales de los 1860 hasta el año 1917. En el primer período eran habitantes temporales, y su número era de unas centenas de personas. En el segundo período surgió una colonia donde había no sólo habitantes temporales, sino también habitantes permanentes, su número crecía poco a poco y superó diez mil personas. Aparecieron organizaciones y prensa judías. Los años 1860 fueron el punto de cambio, fue en aquel entonces cuando en San Petersburgo por primera vez se formó una colonia judía permanente.

En el curso de los siglos XIV-XVIII los judíos fueron súbditos del Gran Ducado de Lituania, que abarcaba en aquel entonces los territorios de Bielorusia y Ucrania. En la segunda mitad del siglo XVII como resultado de la Rebelión de Bogdan Jmelmytsky el Margen izquierdo de Ucrania se hizo parte de Rusia. Allí vivían muchos judíos, pero durante aquel período de luchas encarnizadas y duraderas muchos de ellos murieron, los que lograron sobrevivir huyeron a Polonia. Como resultado durante unos cincuenta años Rusia tuvo entre sus súbditos una población judía poco numerosa del Margen izquierdo de Ucrania. Después de la muerte de Pedro I fueron publicadas varios decretos sobre la expulsión de los judíos fuera del Imperio Ruso. Los decretos no siempre se cumplían, pero hacia mediados del siglo XVIII Rusia oficialmente (aunque no realmente) se quedó sin población judía: se les prohibió no sólo la residencia permanente, sino tampoco las visitas temporales a Rusia. Así mismo en San Petersburgo durante casi un siglo después de su fundación entre los habitantes casi no hubo judíos. La excepción fueron unos judíos extranjeros, en su mayoría cristianos. Por ejemplo, en la corte de Pedro I y luego en la de Anna Yoánnovna hubo un bufón de apellido Lacosta que provenía de una familia de judíos marranos. La carrera más exitosa fue la de António Manuel de Vieira (conocido en Rusia como Antón Manuílovich Devier). Fue hijo de un judío portugues, Pedro I lo trajo de Holanda y lo nombró en 1703 el primer jefe de policía de San Petersburgo. En 1726 de Vieira Vieira fue ascendido a conde, pero pronto cayó en desgracia. Después de haber estado exiliado en Siberia volvió a San Petersburgo en 1743 donde de nuevo ocupó el cargo del jefe de policía pero fallecióal cabo de dos años.

A finales del siglo XVIII-principios del XIX como resultado de las Particiones de Polonia Rusia obtuvo aproximadamente un millón de súbditos judíos. En aquel entonces a los judíos que habitaban los antiguos territorios polacos se les permitió establecerse en Jersón, Crimea, así como en las provincias de Kiev, Chernigov y Poltava. Este decreto de hecho creó la futura Zona de residencia o de asentamiento, ya en aquel entonces a los judíos se les prohibía la residencia (e incluso la estancia) fuera de las provincias citadas. Más tarde, en 1815 Rusia incorporó el así llamado Zarato (reino) de Polonia con un medio millón de judíos. A finales del siglo XVIII los judíos podían venir a San Petersburgo sólo con una autorización especial, o de manera medio legal cuando las autoridades no lo vigilaban mucho, o ilegalmente. A finales del reinado de Catalina II apareció una pequeña colonia de personas ricas o de las que ocupaban altas posiciones, así como de extranjeros.

La situación cambió en 1805 cuando entró en vigor el Reglamento judío de 1804. Este reglamento correspondía al ambiente liberal de los primeros años del reinado de Alejandro I y empezaba con un decreto que otorgaba a los judiós el derecho de estudiar en todas las escuelas, colegios y universidades y anulaba la prohibición de salir fuera de la Zona de residencia. Los mercaderes, fabricantes y artesanos obtuvieron el permiso de residencia temporal (junto con las familias) en las provincias interiores. La colonia judía en San Petersburgo creció y dentro de ésta surgió una capa social que antes no había existido - los artesanos. La cantidad total de la colonia judía en San Petersburgo en aquel entonces equivalía a 370 personas. Entre los artesanos había sastres, zapateros, tintoreros de pieles, empapeladores, torneros, grabadores de sellos, joyeros, bordadores en oro, etc., así como dos afinadores de instrumentos musicales.

Durante la lúgubre época de Nicolas I la condición de los judíos empeoró tanto en Rusia en general, como en San Petersburgo. Se publicó la orden de acuerdo a la cual los judíos que vivían en la capital “sin ocupación ninguna” se exiliaban, como consecuencia la colinia se redujo bastante.

La novedad de aquel período fue la aparición en la capital de una categoría nueva de habitantes que eran los soldados judíos. En 1827 el servicio militar se hizo obligatorio para los judíos. La cuota de reclutas para los judíos era más alta que para otros habitantes, no había restricciones según el estado de salud. Por eso muchos judíos servían en las tropas de servicios auxiliares. A fines de rusificación a los judíos se los mandaba a servir a las provincias y ciudades donde no había población judía, incluso a Moscú y San Petersburgo. Durante el reinado de Nicolas I la mayoría de los judíos de San Petersburgo eran soldados.

Otra consecuencia de aquella legislación fue la aparición en San Petersburgo de una cierta capa de hebreos cristianos. Los bautismos empezaron aún en la segunda mitad del reinado de Alejandro I. En equel entonces tocaron a la parte más avanzada desde el punto de vista social y más educada de la población judía; se convertían en cristianos por que ya habían roto sus enlaces culturales con su pueblo. El bautismo en aquella época llevaba a la asimilación, ya que los hijos de los bautizados se casaban con cristianos.

Cantidad

Al raíz de las reformas (de acuerdo a los datos de 1858) la colonia judía de San Petersburgo contó con 552 personas.

Después de las reformas de Alejandro II los judíos constantemente ocupaban el cuarto lugar entre los grupos no rusos, o sea de 1 a 2 % de la población de San Petersburgo. En 1869 el número de habitantes judíos equivalió a 6.7 mil personas, en 1881 — 17 mil, en 1910 en San Petersburgo vivieron 35 mil judíos.

Época de las reformas: leyes nuevas

Los años 1860 se suele llamarlos “la época de grandes reformas”.

En 1861 se les dió la libertad a los siervos de la gleba. En los años posteriorews las universidades recibieron autonomía, se realizaron la reforma del gobierno local, la judicial, la de la prensa (de censura) y la municipal, en 1874 se introdujo el servicio militar obligatorio para todos. A pesar de numerosas contradicciones y falta de radicalismo de la mayoría de aquellas reformas, éstas provocaron varios cambios importantes e irreversibles en la vida económica, social y política de Rusia.

Sin embargo seguían existiendo leyes especiales que sólo concernían a los judíos, y para anularlas se requería una reforrma especial.

Durante la preparación de la reforma judía, así como otras reformas, se chocaban varias opiniones, y los progresistas se veín obligados a superar la resistencia de los conservadores y reaccionarios, a menudo apoyados por Alejandro II.

El primer paso hecho por el gobierno para mejorar las condiciones de vida de los judíos fue la reforma del servicio militar para los judíos, a partir del año 1855 los judíos se reclutaban de acuerdo a la cuota normal.

Lo fundamental de la política restrictiva fue la ley sobre el derecho de residencia, es decir su anulación segnificaría un cambio radical. Mientras tanto, había miedo relacionado con la residencia de los judíos fuera de la Zona de residencia.

Rrimero la residencia permanente en las provincias internas se les permitió a los extranjeros y mercaderes, pero no a todos los mercaderes, sino a los más ricos y más leales.

Luego empezó la preparación de la ley que permitiría a los judíos educados la residencia fuera de la Zona. Como resultado de todas estas discusiones aquel derecho se les prestó a los universitarios con con grados científicos, así como a los judíos mecánicos, destiladores, cerveceros y a los maestros y artesanos en general.

Después de las reformas en el curso de los años 1860 la cantidad de judíos en San Petersburgo creció trece veces.

Filiación social y ocupaciones de los miembros de la comunidad judía de San Petersburgo en el siglo 19

De acuerdo al censo de 1869 las ocupaciones típicas de los judíos eran las siguientes: costura de ropa marculina (113 sastres), costura de zapatos (102 zapateros), peletería (56 personas) 65 personas se dedicaban al tratamiento de latales. Hubo 15 relojeros y 62 joyeros.

Además de la artesanía los judíos se dedicaban también al comercio. De acuerdo al censo el número de mercaderes judíos fue grande – 871 personas. Este número enseña que la parte de esta clase social era alta entre los judíos de San Petersburgo.

El comercio más difundido eran tiendas, en total eran 3.6 mil tiendas. Se trata tanto de las tiendas de lujo en la calle Nevski, como de las tiendas pequeñas. El comercio judío por los general pertenecía a aquella última categoría. Había muchos traperos: en 19 tiendas se vendía ropa de segunda mano y sólo en 3 - ropa nueva, 11 tiendas vendían tejidos, 3 - pieles. Hubo también otros negocios para los clientes más acomodados: 3 joyerías y 3 tiendas que vendían té, café, azúcar.

Al aprobarse las leyes de 1839 y 1861 sobre los comerciantes del 1r gremio y sobre los graduados universitarios con grados científicos, en San Petersburgo apareció un grupo no muy numeroso de judíos ricos y educados.

En 1859 el comerciante E.G. Ginzburg fundó en San Petersburgo la casa de banca "I.E. Ginzburg" que pronto se convirtió en una de principales entidades bancarias de Rusia. Otro banquero conocido fue A.M. Varshavski que vino a San Petersburgo de la provincia de Poltava a principios de los 1860. Ellos dos, así como el hijo de E.G. Ginzburg, Horacio, contribuyeron mucho en la emancipación y cultura de los judíos.

A principios del siglo XX los descendientes de Abraham fundaron los bancos más importantes de San Petersburgo: la casa de banca de I. Vivilberg, banco de los Ginzburg, el Banco de contabilidad y crédito de San Petersburgo el director del cual fue A. Zak.

Los judíos tradicionalmente jugaban un papel considerable en el negocio editorial. Fue muy famosa la editorial “Brockhaus y Efron” que editó una de las mejores enciclopedias.

Otra profesión que ejercían los judíos cultos era la del médico. Esta profesión no gozaba de prestigio entre los nobles rudos, y al mismo tiempo no había otras fuentes sociales para la formación de intelectualidad (no sin motivo en Rusia había tantos médicos alemanes). Por eso se tomó la decisión a dar a los judíos el acceso a esta profesión.

Colonia judía de San Petersburgo en la historia de los judíos de Rusia

?Cuál es el lugar de la colonia judía de San Petersburgo en la historia de judíos asquenazí de Rusia? Esta colonia estaba situada bastante lejos del principal territorio étnico y se destacaba del resto del pueblo por su estado social y aspecto cultural. Los judíos de San Petersburgo se parecían poco con los judíos que vivían en Bielorusia, Lituania y Ucrania. Las diferencias en la estructura social se debían a las restricciones del derecho de residencia. en San Petersburgo había más judíos que se dedicaban a las actividades intelectuales, la mayoría eran artesanos y no había obreros no cualificados y grupos de lumpenproletariado que formaban una parte significante en las ciudades y pueblos de la Zona de residencia.

La colonia de San Petersburgo jugó el mayor o probablemente el papel decisivo en el desarrollo nacional cultural del pueblo judío de la Rusia zarista, el movimiento nacional cultural judío estaba estrechamente enlazado con San Petersburgo durante mucho tiempo.

La cultura judía en Rusia se desarrollaba en tres idiomas, en hebreo, yídish y ruso. En San Petersburgo existían las tres corrientes, pero la más importante era la rusohablante.

El movimiento nacional judío del siglo XIX se divide claramente en dos períodos – antes del último tercio del siglo XIX se desarrollaba bajo la bandera de ilustración, mientras que a partir de finales del siglo XIX adquirió el carácter de la lucha por el renacomiento nacional.

El movimiento de ilustración surgido en Prusia (y relacionado con el nombre del filósofo judío berlinés M. Mendelssohn) y recibió el nombre de Haskalá que en hebreo significa iluminismo. La esencia de la Haskalá era el paso de las formas de cultura medieval a la cultura moderna, pero exteriormente esto se manifestaba en iniciar a los judíos en la cultura europea.

La Haskalá en Rusia empezó a desarrollarse en dos idiomas, en hebreo como en idioma nacional (por medio de su reforma y creación en éste de la nueva literatura judía láica) y en ruso (lo que correspondía a la idea de los fundadores de la Haskalá alemana sobre la necesidad de ilustración en el idioma del país de residencia).

El foco de ilustración en el idioma hebreo fue Vilna que era un centro antiguo de cultura judía, el segundo centro se hizo Odesa donde en 1826 se inauguró la escuela judía de enseñanza general (con la enseñanza en alemán) que para aquel entonces fue en acontecimiento excepcional. La prensa judía se desarrollaba ampliamente.

Sin embargo después de las reformas de los 1860 Odesa cedió su lugar a San Petersburgo (en la época anterior a las reformas San Petersburgo no fue ni pudo ser el centro de la cultura judía, ya que los judíos allí no tenían derecho de residencia permanente, sólo se podía vinir un tiempo con permisos especiales). Sin embargo hay que mencionar el hecho de que a partir de las particiones de Polonia cuando millones de judíos se convirtieron en los súbditos rusos, el gobierno del zar estaba constantemente preocupado por la arreglo de la cuestión de su estado. en la capital a menudo se formaban varias comisiones para resolver la cuestión judía a las cuales llamaban desde la zona de asentamiento (para las consultas) a los representantes de la élite judía local y rabinato.

En 1859 a los mercaderes del 1r gremio se les permitió residir fuera de la Zona de residencia, en 1861 este permiso se les dió a los que tenían grados científicos, en 1879 a todos los graduados universitarios. Como resultado de estos decretos en San Petersburgo apareció un grupo de judíos cultos que en seguida procedieron a las actividades nacional culturales. En 1863 por iniciativa el barón B. Ginzburg y D.M. Brodski se formó la Sociedad para la difusión de ilustración entre los judíos de Rusia compusta de 21 personas. Su objetivo era la propagación de escrituta y lectura en ruso y de los conocimientos láicos. Poco a poco la sociedad se convirtió en una organización de miles de personas de toda Rusia con su centro en San Petersburgo y sucursales en las ciudades de la Zona de residencia. Hasta los finales del siglo XIX fue la única organización que unía a los intelectuales judíos. Los ilustradores judíos de los primeros años después de la reforma pensaban que el futuro de los judíos en Rusia estaba relacionado con el uso del idioma ruso y aproximación al pueblo ruso. Esta posición correspondía a la visión liberal de la cuestión nacional, que se trataba como una cuestión legal, o sea la igualdad total en derechos. Junto con esto las ideas de los asimiladores judíos le imponían al gobierno del zar, por eso durante los primeros años sus actividades gozaban de apoyo y protección oficial lo que facilitó la conversión de San Petersburgo en el centro de la cultura judía rusohablante. A partir los 1870 San Petersburgo se hizo el centro de la prensa judía en ruso. Durante 50 años entre 1860 y 1910 en Rusia se publicaron 39 periódicos judíos en ruso, 21 de éstos en San Petersburgo.

En los años 1880 la Haskalá agotó sus posibilidades. Entre la población judía surge una corriente los partidarios de la cual luchaban por el renacimiento nacional. Empezaron las búsquedas de otros caminos bajo la influencia de los pueblos europeos que habían podido lograr éxito en su lucha por el renacimiento nacional. El impulso para la difusión de las ideas nacionales entre los judíos fue el brote de antisemitismo, no sólo en Rusia, sino también en Europs, en especial en Alemania, donde los judíos ya habían logrado la emancipación y caso se habían asimilado. Esto puso en duda la idea de que era posible resolver la cuestión judio con los medios de emancipación civil y asimilación. A principios del siglo XX los judíos empezaron a tomar parte en el movimiento social-demócrata tanto siendo miembros del Partido social-demócrata obrero de Rusia, como creando su propia organización el Bund (Unión General de Trabajadores Judíos de Lituania, Polonia y Rusia).

A principios del siglo XX en San Petersburgo jusnto con las actividades en el idioma ruso tambíen se desarrollaban de alguna forma las actividades en yídish y hebreo. Fue en San Petersburgo donde en los años 1903-1909 se publicó el primer diario en yídish llamado Der Freind, que se distribuía mucho en el principal territorio étnico judío (desde 1909 empezó a publicarse en Varsovia).

El papel de San Petersburgo para los judíos de Rusia se puede determinarlo así: en la divisoria de los siglos XIX y XX San Petersburgo fue uno de los centros de cultura en hebreo e yídish y el centro principal de la cultura rusohablante.

Después de la revolución

La Revolución de Octubre de 1917 jugó un papel contradictorio en la vida de los judíos de San Petersburgo-Petrogrado. De una parte, los judíos pudieron venir a vivir libremente a la ciudad del Neva y su camtidad aumentó mucho desde 50 mil personas en 1917 hasta 103 mil en 1928. De otra parte, las numerosas entidades judías religiosas y educativas de Petrogrado-Leningrado se persiguían o se cerraban. Así cesaron los periódicos judíos más importantes, la comunidad religiosa judía, se prohibió eñ partido sionista, se cerró la Universidad Judía en la cual daban cursos de conferencias varios famosos rabinos.

En la época soviética fueron los judíos de Leningrado quienes siguiendo las tendencias palestinófilas del siglo XIX ocuparon la más activa posición acerca del derecho de emigrar a Israel. La ineficacia de esta lucha lleva a un paso desesperado: organización de un grupo sionista clandestino e intento de sucuestrar un avión. A pesar del fracasó las autoridades se vieron obligadas a abrir un poco las puertas. Al poco tiempo un arroyo pequeñó (en los años 1968-1983 se fueron 15 mil personas) se convirtió en el Éxodo. El aliyá de la antigua Unión Soviética a partir del año 1989 y hasta la actualidad superó un millón de personas. De acurdo a unos datos sólo de Leningrado-San Petersburgo se fueron más de 120 mil judíos. El 30% de ellos emigraron a Israel.